TU FLORA INTESTINAL ESTÁ EN RIESGO (SIBO)

El desequilibrio en la microflora intestinal, o disbiosis, es una alteración de las bacterias beneficiosas y dañinas en el tracto digestivo.

Puede ser provocado por factores como una dieta inadecuada, uso excesivo de antibióticos, estrés y enfermedades.

La disbiosis afecta no solo la salud gastrointestinal, sino también puede influir en el sistema inmunológico, el metabolismo y la salud mental.

TU FLORA INTESTINAL ESTÁ EN RIESGO

Los síntomas más comunes de la disbiosis intestinal incluyen:

  • DOLOR ABDOMINAL
  • HINCHAZÓN Y GASES
  • CAMBIOS EN LOS HÁBITOS INTESTINALES
  • FATIGA
  • SENSIBILIDADES ALIMENTARIAS
  • MAL ALIENTO
  • PROBLEMAS DE LA PIEL
  • DOLORES DE CABEZA Y MIGRAÑAS
  • ANSIEDAD Y CAMBIOS DE HUMOR

POSIBLES TRATAMIENTOS

En primer lugar, es importante destacar que el tratamiento específico puede variar según la gravedad de los síntomas, la presencia de otras condiciones médicas o la respuesta individual del paciente. Es crucial trabajar en estrecha colaboración con un profesional de la salud para desarrollar un plan de tratamiento personalizado y supervisar cualquier intervención.

Pero a continuación presentaremos algunas de las estrategias más comunes a la hora de tratar el SIBO:

  • Antibióticos: Los antibióticos son a menudo prescritos para reducir la carga bacteriana en el intestino delgado. Rifaximina es un antibiótico específico que a veces se utiliza para tratar el SIBO.
  • Probióticos: Aunque el uso de probióticos puede parecer contradictorio, algunos estudios sugieren que ciertas cepas de probióticos pueden ayudar a restaurar un equilibrio bacteriano saludable en el intestino.
  • Cambios en la dieta: Adoptar una dieta baja en carbohidratos fermentables, conocidos como FODMAPs (fermentables, oligosacáridos, disacáridos, monosacáridos y polioles), puede ayudar a reducir los síntomas del SIBO. Algunos pacientes pueden beneficiarse de una dieta específica guiada por un profesional de la salud.
  • Suplementos nutricionales: Algunos suplementos, como enzimas digestivas o ácido clorhídrico, pueden ayudar a mejorar la digestión y absorción de nutrientes.
  • Tratamiento subyacente: Identificar y tratar la causa subyacente del SIBO es crucial. Condiciones como el hipotiroidismo, la enfermedad de Crohn o la disfunción del sistema inmunológico pueden contribuir al SIBO y deben abordarse.
× ¡Consúltanos cualquier duda!